Sobre el Autor

Enrique Baliño CEO

LinkedIn  |  Twitter

Autor: Enrique Balino

Fue Presidente y Gerente General de IBM Uruguay; Director de Satisfacción de Clientes, Director de Sector Público para IBM Latinoamérica; Presidente y Gerente General de IBM Latinoamérica Sur. Es miembro del directorio de varias empresas y ONG’s. En 2010 publicó “No Más Pálidas — cuatro actitudes para el éxito”, que se convirtió rápidamente en (y continúa siendo) uno de los libros más vendidos en el Uruguay.

¿Qué es un excelente lugar para trabajar? ¿Cómo se construye un excelente lugar para trabajar? ¿Cómo transformamos el clima organizacional?

¿Un gran lugar para Trabajar?

En más de una ocasión nos han llamado porque los resultados de una encuesta de opinión interna han sido malos o muy malos. Nuestra pregunta inmediata en estas situaciones es: ”¿Y qué han hecho?”

En algunos casos, hemos recibido respuestas como: “Hicimos unos focus groups donde la gente ha hecho su catarsis… arrancamos con horarios flexibles, tenemos casual friday’s, vamos a festejar algunas fiestas juntos (halloween, etc.) y ya compramos unos sillones y unas mesas de ping pong… etc.“

mejorar el lugar de trabajo - Escritorio con lámparas colgantes y reloj

El Proceso de Transformación

Si bien ese tipo de iniciativas pueden ayudar en algo, no enfrentan los problemas de raíz. La creación de un gran lugar para trabajar requiere mucho más que eso. Cuando los resultados de las mediciones de clima no son buenos, lo que sugerimos a nuestros clientes es hacer un proceso de transformación que comienza en la cima de la organización y llega a todos. Los convocamos a emprender un viaje de mejora radical donde el equipo ejecutivo es el primer responsable.

Para iniciar este proceso, hacemos una Reunión de Diseño de la Transformación. Planificamos una Cumbre de “Mejor Lugar para Trabajar”, donde se invita a la mayor cantidad de personas de la organización a dedicar un día entero a decidir cuáles son las iniciativas para convertir su propia organización en lo mejor que puede ser (dependiendo de la cantidad de personas pueden ser 1 o 2 días). Y posteriormente a esa sesión, los ayudamos a planificar la ejecución de las iniciativas que surgieron de la sesión masiva.

En nuestra larga experiencia ayudando a organizaciones a transitar esta transformación, una de las iniciativas que generalmente aparece votada por todos los asistentes es la mejora del liderazgo. Algo que, sabemos, es lo más determinante para la mejora del clima de la organización. Como mejorar el clima organizacional

El Factor Liderazgo

Es que quienes realmente generan un gran lugar para trabajar, son las propias personas, todas las personas de la organización. Cuando todas las personas de la organización quieren que el lugar donde trabajan sea un gran lugar para trabajar, hacen el esfuerzo para transformarlo en un gran lugar para trabajar. Por eso es clave asegurarse la máxima participación en el proceso. Por eso es tan importante entender qué es liderazgo.

Cada una de las personas que llegan cada día a su puesto de trabajo debería liderar la transformación. Esto es, cada día, cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de mejorar lo que hacemos, de crear mas valor, de transformar todos los aspectos de nuestra tarea de forma de crear mas oportunidades y de contagiar a nuestros colegas. Las organizaciones no son problemas a resolver; son oportunidades a desarrollar con nuestros colegas (de todos los niveles).

Cuando toda la organización entiende esto, puede convertirse en imparable y todos sus miembros disfrutar en el viaje. Por eso, “el liderazgo no tiene títulos nobiliarios”. No importa la posición o la jerarquía. Cada uno de nosotros ya tenemos una enorme empresa que liderar: a nosotros mismos! Si bien esto es así, hay algunas personas en la organización que tienen una responsabilidad aún mayor en esta transformación: son quienes tienen personas y equipos a su cargo.

Quienes están en esas posiciones, tienen un significativo impacto en el ánimo de las personas y de los equipos y, como consecuencia, en los resultados de la organización. Los líderes influyen en forma desmedida en la creación de energía emocional de los individuos, y son el factor más importante en la creación del clima organizacional.

Adicionalmente, eso es lo que distingue a las organizaciones “ganadoras” del resto. Cuando hablamos de ganar, no lo decimos en una forma “pedante”, sino que queremos decir: crear valor genuino para todas las partes interesadas (clientes, accionistas, empleados, comunidad, etc.). Empezando por los clientes, que son la razón de ser de la organización. Por eso, quienes están en esas posiciones, deben desarrollar sus habilidades de liderazgo. Si lo hacen, podrán crear un mundo donde las personas disfruten de su trabajo, se sientan protagonistas de los cambios y se comprometan en la construcción o transformación de la cultura.

Para poder lograrlo se necesita desarrollar la Capacidad Organizacional de Liderazgo y Gestión. Los directivos necesitan, adicionalmente, encontrar un propósito que dé sentido al esfuerzo colectivo de la organización. Los líderes deben ser ejemplo y custodios del alto desempeño y de los valores, creando y sosteniendo una cultura consistente con las definiciones de los valores, reconociendo / promoviendo a quienes los viven y corrigiendo o desvinculando a quienes no.

El clima organizacional se hace por la calidad de estas decisiones. Deben ser justos, honestos (genuinos) y competentes, no “sabios”. Deben marcar el rumbo para que las personas y los equipos establezcan sus metas, utilizar las herramientas adecuadas, tomar la iniciativa, evaluar riesgos, llevar a cabo decisiones de alto impacto y evaluar sus resultados. Los líderes deben dedicarse a desarrollar personas y equipos para que brillen, y para que sean agentes de cambio. No son maestros de ajedrez que todo deciden y todo controlan, son eficientes jardineros que crean el contexto para que las flores crezcan, cortan lo que no le hace bien al resto y se hacen responsables del resultado.

Artículo relacionado: La Humildad de los Buenos Líderes

Eso es desarrollar lugares a los que dé gusto ir a trabajar, que generen valor para todas las partes interesadas, y que hagan una diferencia positiva en la sociedad. Si realmente queremos organizaciones donde valga la pena trabajar, desarrollemos a sus líderes. Ilustración de sillas de oficina - xn partners

Involucrar a las Personas

El proceso de convertir una organización en un gran lugar para trabajar, es un proceso de transformación que arranca en la cima, desarrollando la habilidades de liderazgo y gestión, pero que no termina allí.

Comprometer a cada uno de los miembros de la organización hace la diferencia. Por esto, el método usado para la transformación no es neutro: los resultados son muy diferentes cuando se involucra a todas las personas. Al final de cuentas lo que queremos es compromiso y “las personas se comprometen con lo que ayudan a construir”.

Para saber más sobre la metodología que utilizamos para estos procesos de cambio, puede visitar nuestra página de gestión del cambio.

Sobre el Autor

Enrique Baliño CEO

LinkedIn  |  Twitter

Autor: Enrique Balino

Fue Presidente y Gerente General de IBM Uruguay; Director de Satisfacción de Clientes, Director de Sector Público para IBM Latinoamérica; Presidente y Gerente General de IBM Latinoamérica Sur. Es miembro del directorio de varias empresas y ONG’s.En 2010 publicó “No Más Pálidas — cuatro actitudes para el éxito”, que se convirtió rápidamente en (y continúa siendo) uno de los libros más vendidos en el Uruguay.

Send this to a friend