Imaginar el futuro, hacerlo presente

Uno de los más grandes visionarios del siglo XX nos deja una enseñanza invaluable.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 4 julio 2020)

Una visión

Cierto día hace más de 60 años, dos personas iban en un auto en una carretera en el medio de un descampado, una gran zona de pantanos infestados de caimanes. El auto se detuvo al costado de la carretera y ambas personas se bajaron. Uno de ellos, el mayor, manteniendo un brillo especial en su mirada, contempló el desolador paisaje y dijo: “¡Este es el lugar! Acá vamos a poner la entrada… y allá tal cosa… y más allá tal otra.” Y así fue describiendo un sinfín de elementos, con un gran nivel de detalle, como si los viera. La persona que lo acompañaba, quien era el chofer de la compañía, pensó: “El viejo está quedando un poco loco. ¡Acá en el medio de la nada! ¿Qué vamos a hacer acá en el medio de la nada?” 

Ese medio de la nada era una zona al sur de Orlando, en la Florida de Estados Unidos. Como tal vez ya se imaginarán, el señor que soñaba era Walt Disney y ese sueño es lo que hoy conocemos como Walt Disney World Resort, o simplemente, Disney. Walt Disney fue probablemente uno de los visionarios más importantes del siglo XX y siempre tuvo esa capacidad de mirar hacia el futuro, soñar en grande y moldear el presente para poder construir ese futuro. 

La capacidad de soñar

Esa capacidad de ir al futuro, imaginarlo y después venir al presente y tomar acción para construirlo es muy importante para las organizaciones. Alguno de Uds. podrá pensar: “Claro, pero estamos hablando de Disney, una de las compañías más exitosas del mundo”. Sí, esto es así, pero también es verdad que esta compañía no siempre fue el imperio que hoy conocemos. Como el propio Walt solía decir: “No hay que olvidarse de que todo empezó con un ratón”. Todo empezó con un cortometraje de un ratón en un bote (Steamboat Willie). Más aún, en los primeros cortometrajes, el propio Walt interpretaba la voz de Mickey. Seguramente, en aquella época, cuando él intentaba trabajosamente vender la idea de un cortometraje animado y personificaba la voz del ratón, difícilmente se hubiera imaginado que en algún momento Disney iba a tener parques de diversiones, hoteles o cruceros. 

La capacidad de ejecutar

La capacidad de salir de la operación y hacernos el tiempo para soñar, de darnos el espacio para imaginar el futuro, es determinante. Pero tan importante como esto, es la capacidad de venir al presente e identificar qué es lo que tenemos que hacer para empezar a avanzar en esa dirección. Esto último tiene que ver con la disciplina de la gestión. Lo que nos lleva hacia el sueño es la gestión. La disciplina es lo que conecta el sueño con los logros. 

En este mundo actual, tan volátil y complejo, las organizaciones tienen que lograr combinar estas dos capacidades, la capacidad de parar y mirar el futuro, con la capacidad de venir al presente, identificar todo lo que hay que hacer y tener la disciplina para llevarlo a cabo.  

En la vida real la estrategia es bastante sencilla. Hay que identificar una dirección general y luego ejecutar como el demonio”. Jack Welch. 

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.