La Solución a la «Reunionitis»

¿Qué reuniones debo tener? En esta infografía resumimos distintos tipos de reuniones y cómo enfocarse en cada uno para su mejor aprovechamiento.

Nuestra experiencia acumulada liderando equipos y ayudando a grupos de personas a transformarse en equipos nos ha demostrado que uno de los acuerdos fundamentales para evitar esa sensación de “reunionitis”, es el sistema de reuniones que van a mantener.

Y también eliminar las que no se necesitan! Se trata de acordar los diferentes tipos de reuniones y cuál es exactamente el objetivo de cada una. Una buena reunión es la que logra su objetivo, por eso es fundamental que esté claro y sostenerlo.

Cuando esto no ocurre, las personas hablan de cualquier tema en forma desordenada, generando reuniones improductivas en las que no se llega a ninguna conclusión y para peor, son agotadoras.

A continuación les presentamos algunos tipos de reuniones:

tipos de reunionesEl secreto de la calendarización

Si bien parecen muchas reuniones, hemos visto organizaciones de gran porte que las hacen todas y solamente invierten dos o tres horas por semana. ¿Cómo lo hacen? Supongamos que su equipo decide reunirse los lunes de mañana. Podría seguir el siguiente esquema:

1er lunes → 1:30 horas de “Reunión de Revisión de Resultados” + 30 minutos de “Seguimiento de Iniciativas Clave”

2do lunes → 1 hora de “Todos en la Misma Página” + 1 hora de “Resolución de Temas Importantes”

3er lunes → 1 hora de “Todos en la Misma Página” + 1 hora de “Lecciones Aprendidas”

4to lunes → 1 hora de “Todos en la Misma Página” + 1 hora de “Resolución de Temas Importantes”

Adicionalmente, una vez al año dedican uno o dos días fuera de la oficina (en un centro de eventos, hotel o en la casa de algún integrante) para hacer la planificación estratégica.

¿Cómo se maneja cada tipo de reunión?

Cada tipo de reunión se maneja de forma distinta. A continuación presentamos algunas ideas para cada una:

La clave para eliminar la “reunionitis” es decidir y acordar las reuniones que se necesitan, asegurarse que se cubren todos los temas importantes con una dedicación de tiempo razonable, dejar claro el objetivo de cada reunión y asegurarse que cada una se realice en forma eficiente. El problema no son las reuniones, son las personas que no saben usarlas bien.

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox.
Jamás compartiremos tu información.