El precio del liderazgo

Líder es un “título” que te dan otros: aquellos que confían en ti. Eso es muy motivante y produce orgullo. Pero, si realmente entiendes esa gran responsabilidad que depositan en ti, el liderazgo no es gratis. Tiene un "precio".

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 15 agosto 2020)

“El talento se educa en la calma, el carácter en la tempestad” ~ Johann Wolfgang von Goethe 

Los líderes se hacen. Se hacen en la batalla, enfrentando los desafíos. Es un proceso. Obviamente, deben desarrollar las habilidades de la profesión. Ser responsable por un grupo de personas, es una nueva profesión. Porque ser líder es una profesión. Demanda preparación, demanda experiencia y, si bien los líderes se hacen, no cualquiera puede ser un buen líder. Porque ser un buen líder tiene un precio. 

Hay 3 pre-requisitos mínimos: 

1. demostrar que le importan las personas
2. vivir los valores
3. mostrar carácter

Esos pre-requisitos, son las condiciones necesarias. Tiene el precio de hacer todo lo posible para que las personas brillen. Porque cuando te nombran a cargo de un equipo, se deja de tratar de ti, sino de los demás. La responsabilidad de llevar ese equipo a buen puerto tiene un precio. Al igual que la excelencia, tiene un precio. Una persona que no esté dispuesta a pagar el precio de la excelencia (el sacrificio, el trabajo duro, la curiosidad, el ansia de la mejora, el recuperarse de los errores y volver a levantarse, el equivocarse y volver) nunca será excelente.  Ser líder tiene el precio de la resiliencia. No es gratis esto. 

Ser líder tiene el precio de no poder decir cualquier cosa en cualquier momento. Tiene el precio de pensar mucho las palabras. Más que en ninguna otra profesión no es necesario decir todo lo que uno piensa, pero es más que necesario pensar todo lo que uno dice. Tener el coraje para hablar y decir lo que hay que decir y el coraje para callarse. Ser líder tiene el precio de morderse la lengua en el momento correcto. 

Ser líder tiene el precio de trasmitir calma en medio de la tormenta. De no edulcorar la realidad, pero de entusiasmar con las oportunidades del futuro. De ser genuino y de asegurar el rumbo. 

Ser líder implica tomar decisiones, muchas, no necesariamente populares. Porque lo que está bien, está bien, aunque nadie esté mirando, y lo que está mal, está mal, aunque todo el mundo lo esté haciendo. Y dar la cara ante todos. Defender esas decisiones tiene ese precio.  

Ser líder tiene el precio de cambiar de opinión cuando aparece información nueva. Tiene el precio de aprender a reconstruirse. De ser fiel a los principios, pero tener mente abierta para indagar y recibir información nueva y poder cambiar de opinión. La coherencia no es no cambiar de opinión. La coherencia es, cuando aparece información valiosa y distinta, ser capaz de romper esos paradigmas que todos tenemos. De romper eso que llaman disonancia cognitiva. Ser líder tiene el precio de ser crítico consigo mismo y poder desandar un camino equivocado y contárselo a la gente. Tiene el precio de pedir disculpas a la gente cuando uno se ha equivocado. Esa fortaleza anímica es parte del precio del liderazgo. 

Ser líder tiene el precio de saber que no se le puede pedir a los demás lo que uno no es. Por eso, dar el ejemplo es el piso ético del liderazgo. Pero ser ejemplo es una condición necesaria, no suficiente. Además de ser ejemplo, el liderazgo tiene el precio de ser custodio de la cultura. Ser líder tiene el precio de ser justo. De ser responsable por el bienestar de un colectivo, sin falsos paternalismos. Como último responsable, tiene el precio de demandar a cada individuo un comportamiento ejemplar. Ser líder implica tener la preocupación por cada persona para reconocerlo, apoyarlo y felicitarlo si lo que está haciendo está bien. Y la fortaleza de enfrentar a una persona y decirle que lo que está haciendo está mal. Ser líder tiene el precio de no eludir las conversaciones difíciles. 

Ser líder tiene el precio de crear, desarrollar y sostener una cultura de alto desempeño y de valores. Una cultura de equipo. Una cultura basada en un propósito noble. Tiene el precio de crear los contextos para que la cultura florezca y se enriquezca y que la organización se transforme en un lugar donde vale la pena dedicar gran parte de la vida. Donde las personas se desarrollan profesional y personalmente. Donde vale la pena ir.Tiene el precio de dedicar enormes cantidades de tiempo y energía a las personas. Darles todas las oportunidades posibles. Porque el liderazgo se trata de eso, de creer en la bondad potencial de todas las personas. Y también tiene el precio de, una vez hecho todos los esfuerzos, si la persona no responde, tomar la difícil decisión de apartarlo de la organización.

Ser líder tiene el precio de elevar la vara para llevar a la organización a otro nivel. 

La credibilidad que lleva a la confianza es el pilar del liderazgo. Cuesta mucho lograrla. Y se rompe muy fácilmente. La confianza se construye cuando uno es justo, honesto y competente. Ser competente no es ser sabio. Al contrario, es rodearse de los mejores para hacer que las cosas pasen. La gestión que es lo que separa a los verdaderos líderes de los charlatanes. Ser honesto es ser genuino, autentico, ético. Eso tiene que ver con la coherencia de los valores. Pero lo más difícil es ser justo, que implica la toma de decisiones difíciles. Por eso el liderazgo tiene un precio. 

El título de líder se gana y es otorgado por otros, que decidieron darlo porque creen y confían en esa persona. Y puede ser retirado en cualquier momento si la confianza se rompe. Un indicador de que se está en el camino a convertirse en un buen líder, es cuando uno disfruta más si recibe el elogio a uno de los miembros de su equipo que a uno mismo. 

Ser líder es un proceso de construcción. Es un proceso de desarrollo de habilidades, en la calma y en la tempestad. El instrumento del liderazgo es uno mismo. Por eso, es un viaje de transformación personal en el cual uno debe aprender todos los días. Y ese viaje no termina nunca.  

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.

Abrir whatsapp
🤔 ¿Tienes alguna duda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?