Equipos EGO-LESS

Ser responsable en forma individual es muy diferente a hacerse responsable por el equipo.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 14 marzo 2020)

El objetivo de un equipo

Hay una gran confusión en lo que significa el objetivo compartido de un equipo. He tenido la oportunidad de observar una gran cantidad de equipos ejecutivos y operativos y en más de una ocasión sentí que todos los miembros del equipo creen que tienen objetivos compartidos cuando en realidad no los tienen. Piensan que si cada uno tiene claro sus objetivos individuales, el objetivo común está claro, vendría siendo la suma de todos esos objetivos individuales. Dicho de otra forma, si todos hacemos lo que tenemos que hacer en forma individual el equipo gana. Y esto, lamentablemente, solo es cierto en el mundo ideal, porque lo que ocurre en la vida real es otra cosa. No todos los objetivos se logran y hay objetivos más importantes que otros. En este escenario, la responsabilidad individual puede competir fuertemente con “lo mejor para el equipo”.

Para clarificar esta idea me gusta poner un ejemplo del deporte. Imaginemos que termina un partido de fútbol y le hacen una entrevista al delantero:

  • ¿Qué opina del partido?
  • ¡Fue excelente! Metí dos golazos, uno de chilena y otro de cabeza en el ángulo. Tiré 10 tiros al arco y di 25 pases.
  • ¿Pero perdieron 7 a 2? ¡Y usted no bajó a ayudar a la defensa ni una sola vez!

Esta conversación nunca podría darse en el el fútbol, sería ridícula. Sin embargo, en las organizaciones las vemos todos los días. Por ejemplo, el financiero jactándose del excelente trabajo que hicieron este año para reducir los costos y aprobar auditorías, y los que prestan servicios a los clientes frustrados porque los clientes están todos enojados debido a la enorme lentitud de los trámites internos de la organización.

Lo cierto es que en el fútbol uno espera que ese delantero ayude a la defensa y, más allá de los goles que haya convertido, si de todas formas pierden, que llegue al vestuario con la cabeza baja y pensando ¿qué vamos a hacer para no perder de nuevo?
¿Por qué en la organización es tan diferente? ¿por qué hay casos en los que el financiero va con la cabeza alta por los corredores, orgulloso de sus resultados y sin siquiera haberse acercado a preguntarle a los que están con los clientes si precisan algo? Y vamos a entendernos, no nos referimos a un mal financiero, nos referimos a un excelente financiero, una persona MUY responsable. El siguiente gráfico ilustra una posible causa:

La oposición de intereses

La única forma de evitar esta disfunción es acordar entre todos: ¿qué significa que todo el equipo gane o que todo el equipo pierda? Quizá sea más importante AHORA acomodar las finanzas o quizá sea más importante AHORA lograr un hito clave con un cliente, cueste lo que cueste. Y la clave es la palabra AHORA.  Si todos los miembros del equipo no acuerdan que significa ganar, cada uno va a tratar de cumplir con su objetivo, hacer fuerza para su lado. La oposición de intereses es algo muy útil, pero hay que tener cuidado porque quizá alguno de los jugadores tenga más poder o influencia que otro y logre mover la balanza más para su lado, ganando en forma individual, pero, sin darse cuenta, haciendo que todo el equipo pierda.

Dos proyectos muy desafiantes

Recuerdo hace unos años trabajamos con una organización del gobierno. Habían dos proyectos en ejecución. Uno de ellos era un proyecto clave. Sobre fin de año el proyecto clave venía muy mal y en una reunión de revisión de resultados del equipo, el gerente de otro proyecto, cuando vió que su colega venía tan mal, propuso asignar a 3 personas de su proyecto al proyecto clave. Como consecuencia, el proyecto clave logró cumplir con su objetivo y el otro no, pero todos festejaron.  En lugar de culpar al gerente del proyecto que no cumplió con su objetivo individual lo felicitaron por su actitud. Pero esto no ocurrió por casualidad. Desde el inicio del año todos los miembros sabían cuál era el proyecto clave pues lo habían acordado, y lo siguieron como equipo todo el año.  Sabían qué significaba ganar todos y perder todos.  

Tener un Equipo EGO-LESS

Si usted quiere saber si su equipo tiene objetivos comunes pregúntese ¿qué significa que ganemos todos en este período? Si le hiciera esta pregunta a todos los miembros de su equipo ¿todos contestarían igual? ¿acordaron qué significa ganar AHORA como equipo? ¿todos los miembros se juntan periódicamente y miran un único “tablero” de indicadores que dice cómo va “todo el partido”? Realmente ¿toman decisiones dejando de lado la oposición de interés, poniendo lo mejor para el equipo antes de lo mejor para mí o para mi área? Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, felicitaciones, ustedes tienen un equipo EGO-LESS.

“Los buenos equipos acaban por ser grandes equipos cuando sus integrantes confían los unos en los otros lo suficiente para renunciar al “yo” por el “nosotros”. ~ Phil Jackson.

Y si bien el acuerdo y el seguimiento de los objetivos compartidos es determinante, hay algo mucho más importante. Asegúrese que todos los miembros de su equipo tengan actitud de equipo, que se desprendan de su EGO. ¡Asegúrese de que todos estén dispuestos a sacrificarse para que el equipo gane! Porque por más acuerdos que haya, ¡las actitudes son las que definen las decisiones diarias de cada uno de los miembros del equipo!

 

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.

Abrir whatsapp
🤔 ¿Tienes alguna duda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?