La admiración por nuestros padres, ejemplos de liderazgo

Para poder liderar a otros, todos y cada uno de nosotros, con o sin título, primero tenemos que dirigir un emprendimiento muy importante: ¡a nosotros mismos! Porque el instrumento del liderazgo es uno mismo y es el que primero hay que afinar.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 11 julio 2020)

Nuestros padres 

Estos fines de semana están siendo muy especiales pues festejamos el día del Padre. Me gustaría hacer referencia a mi Papá y a los papás de todos que, de alguna manera, han sido ídolos nuestros en algún momento de nuestra vida, sobre todo cuando somos más chicos. Después crecemos y no son tan ídolos como pensábamos, nos damos cuenta de que al fin y al cabo son seres humanos. Y después cuando ya somos más grandes, ¡nos damos cuenta de qué ídolos que eran! Ese proceso de crecimiento hace que los veamos en forma distinta a medida que cada uno va creciendo. 

Yo tengo un impresionante recuerdo de mi viejo, siempre fue un ídolo para mí. Yo he tenido la suerte inmensa de tener un viejo único, fenomenal deportista, medalla olímpica en básquetbol en Helsinki 1952 y campeón en todas las canchas, pero sobre todo, en la cancha de ser papá. Mi hermana y yo siempre lo quisimos mucho. Esto se asemeja a cuando en Xn hablamos tanto de liderazgo y queremos ayudar a que los jefes sean mejores líderes. Siempre decimos que para comprender lo que es el liderazgo, nada mejor que el ejemplo. Ese ejemplo es el que nos dejan nuestros padres, su legado más importante. Esa capacidad de transmitir los valores. Esa capacidad de mostrarte lo que está bien y lo que está mal. Y la posibilidad de nosotros, los hijos, de tomar todo eso, aprender lo más que podamos y tratar de hacer lo mejor posible. Ese debe ser quizás el deseo más grande que tenemos los padres: que nuestros hijos sean buenas personas y eso tiene que ver con nuestras propias habilidades de liderazgo. 

 

Liderazgo 

Cuando hablamos de liderazgo, seguramente la mayoría de las personas lo asocian a aquellas personas que tienen que dirigir organizaciones, y eso es cierto, pero el liderazgo no solo se requiere en las organizaciones, también se necesita en nuestra sociedad, en nuestras familias. Esto no tiene nada que ver con títulos nobiliarios. Para poder liderar a otros, todos y cada uno de nosotros, con o sin título, primero tenemos que dirigir un emprendimiento muy importante: ¡a nosotros mismos! Porque el instrumento del “liderazgo” es uno mismo y es el primero que hay que afinar.

Ejemplos y custodios 

El ejemplo es lo primero, es la base de todo, es el piso ético. Nuestros padres hicieron eso y nosotros tratamos de alguna manera de hacerlo también. Yo lo veía a mi viejo, un ejemplo para mí.  

Pero no alcanza con ser ejemplo, también hay que ser custodio. Los padres siempre están ahí para alentarnos y reconocernos. Y también para corregirnos, para ponernos límites y ayudarnos a que seamos mejores. Muchas veces nos han tenido que corregir y nos han tenido que decir algo duro y fuerte. Ese es el amor responsable. Los líderes en las organizaciones hacen todo esto también. 

En este día tan especial del día del padre del año 2020, yo le mando un abrazo grande mi viejo (vaya a saber dónde está, seguramente jugando al básquet con sus amigos de la juventud) y el deseo de un feliz día del padre para todos aquellos que tienen la dicha de tener hijos. 

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.