Mi sueño olímpico y el liderazgo personal

En una tarde de verano de los primeros días del año, llegamos al club a entrenar como todos los días. Ese día en especial la entrenadora nos pidió que nos sentáramos al borde de la pisicina y no entráramos al agua aún.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 22 febrero 2021)

Y nos dijo: “este año quiero que escriban en la primer hoja de un cuaderno, ¿cuál es su sueño como nadadoras de natación artística?”.

Ese mismo día compré un cuaderno nuevo, lo forré con un lindo estampado rosado, le puse mi nombre en la tapa, y en la primera hoja dibujé y coloreé los 5 aros olímpicos. 

Ese era mi sueño: llegar a participar algún día de los Juegos Olímpicos.

No más excusas

Tenía 15 años y una cantidad de hojas en blanco a completar en ese cuaderno para poder lograr mi sueño. Empecé a llenarlo con todas las cosas que tenían que ocurrir para poder cumplirlo. Eran una cantidad enorme. Muchas las podía hacer yo misma. Otras tantas no sabía cómo hacerlas y me daba cuenta que necesitaba de otros. Tendría que encontrar ayuda, en mi entrenadora, en mis compañeras, en mi club, en mi familia y quizás en gente que ni siquiera conocía aún.  

En algún momento pensé que llegar a los Juegos Olímpicos era una locura imposible, que estaba muy lejos, que solo unos pocos privilegiados lo lograban, ¿por qué iba a lograrlo yo? Y pensé: quizás sea mejor arrancar esta página y pensar en algo más probable. Encontraba mil argumentos – o más bien excusas – para cambiar el objetivo. Era cierto, la probabilidad de lograr una cosa así era muy baja. Pero si yo no creía que podía, nunca iba a pasar. Así que me dije: “basta de excusas, voy a poner toda mi energía en lo que hay que hacer para que esto ocurra”. Me prometí cambiar mi forma de pensar: nunca más encontrar un pretexto, una excusa, ni justificarme. 

Decidí dejar esa hoja y dar vuelta a la siguiente del cuaderno y seguir detallando todo lo necesario para cumplirlo.  

La mayor parte de lograr los resultados depende de tu capacidad de LIDERAZGO PERSONAL y empieza por uno mismo. Porque “nada cambia si yo no cambio”.

Las cosas pasan 2 veces: primero en la mente y después en la realidad”

Empecé a soñar en grande, muy grande. Porque las personas somos como las plantas: “heliotrópicas”, ellas se mueven hacia la luz y nosotros hacia nuestras mejores imágenes del futuro deseado. Mientras dibujaba cada uno de los aros podía imaginarme con 10 o 15 años más, nadando mi rutina en una gran piscina olímpica. Las cosas pasan 2 veces: primero en la mente y luego en la realidad. Y parte del liderazgo personal es CONSTRUIR TU PROPIO FUTURO, empezando por tus sueños –todo empieza por un sueño- e imaginar la mejor versión de ti mismo. Es la descripción vívida de ese futuro deseado la que genera la energía en el presente para poder movernos hacia nuestros objetivos. 

“La excelencia no es un acto, es un hábito”

Pero no alcanzaba solo con soñar sino que tenía que hacerme responsable de ese sueño. La segunda hoja del cuaderno se llenaba con mis objetivos más de corto plazo: ¿qué iba a hacer mañana?, ¿qué iba a hacer el mes siguiente?, y ¿qué haría en los años que me faltaban para los Juegos Olímpicos? Y luego y lo más dificil: ¡hacerlo todos los días! SENTIRME DUEÑA de ese sueño, decidir cada día trabajar con disciplina en ese camino y hacia ese Norte, cada día darlo todo. Porque “somos lo que hacemos repetidamente, por lo tanto la excelencia no es un acto, es un hábito” (Aristóteles). Cada hoja del cuaderno me acercaba a mi sueño, todas eran importantes, hasta el viaje más largo y difícil empieza con un paso. 

La tercera hoja implicaba aprender una figura nueva, la cuarta mejorar mi flexibilidad y así en más. ¿Cómo hacerlo distinto? ¿Cómo hacerlo mejor? ¿Me conformo solo con aprenderlo? O ¿habrá algo para superar? ¿Se trata de cumplir hoja a hoja o comprometerme con lo que quiero? ¿Puedo dar esa milla extra? Quería saber qué estaban haciendo las nadadoras que ahora eran campeonas olímpicas: ¿qué podía aprender de ellas? TRANSFORMARME continuamente.

Las emociones juegan su parte

Necesitaba conocerme, sabía que la altura y la velocidad eran mis fortalezas, sin embargo la flexibilidad y la expresividad eran unas de mis debilidades. Cuanto más supiera de mí misma más iba a entender cómo mejorar, cómo superar mis límites. De a poco empecé a adquirir muchas de las habilidades que había escrito en mi cuaderno. 

Pero a medida que pasaba el tiempo también me daba cuenta que no sólo la parte técnica jugaba en este juego. En muchos campeonatos no obtuve los resultados que quería. Y empecé a entender que las emociones también jugaban su parte. Los nervios, los miedos, la angustia, la ansiedad y muchas más. EL AUTOCONOCIMIENTO Y LA GESTIÓN DE MIS EMOCIONES pasó a ser la página central del cuaderno. 

Cuatro actitudes para el éxito

Algunos años después cambié el deporte por la arquitectura. Fui jefe de obra del Aeropuerto de Montevideo y luego asumí la gerencia comercial de la empresa constructora donde trabajaba. En ese momento, dos cosas me ayudaron en ese nuevo desafío: Xn y el libro “No + Pálidas” de Enrique Baliño.

Recién ahí logré “conectar los puntos” y entender cómo el deporte me había ayudado también en mi carrera profesional.

Porque lo que había hecho era asumir 4 actitudes que me ayudaron a lograr el éxito deportivo:

LA ACTITUD POSITIVA fue la que me permitió soñar en grande, muy grande y dibujar los aros olímpicos en mi cuaderno. Y me ayudó también a levantarme cada vez que no lograba mis resultados. 

Con la ACTITUD DE RESPONSABILIDAD y disciplina entrené cada día para poder llegar a ese sueño e intentar hacerlo realidad. Sin excusas. Más allá de que necesitaba de otros para poder lograr lo que quería, yo era siempre la dueña de mis resultados.

La ACTITUD DE MEJORA CONTÍNUA fue clave, porque en el alto rendimiento siempre hay algo por mejorar, la excelencia es un camino sin límites. “Buscaremos la perfección sin descanso, sabiendo que nunca la alcanzaremos. Pero en el camino conseguiremos la excelencia” – Vince Lombardi.

Y LA ACTITUD DE EQUIPO fue la que me permitió aprender con humildad de los demás y entender que nadie triunfa solo. Que mis colegas, mi entrenadora, mi club, la selección y hasta mi familia eran protagonistas importantes en la realización del sueño. Y que dependía de todos ellos, pero sobre todo de mí.

¿Cómo lograr el máximo potencial en tu profesión?

Hoy, casi 30 años después, lidero la Academia de Xn en donde ayudamos a personas, equipos y organizaciones a lograr su máximo potencial. Y transmito desde mi experiencia este aprendizaje.

Hoy, entiendo que cada persona, cada equipo y cada organización tiene un cuaderno de sueños, tiene UN PROPÓSITO que le da esa energía emocional a su rol, lo hace sentirse parte de algo más grande y en Xlos ayudamos a descubrirlo.

Hoy veo que los VALORES personales y las ACTITUDES con las que transité ese viaje son las mismas con las que promovemos nuestro trabajo y son aquellas actitudes que entendemos debe tener una persona para lograr su éxito.

Hoy, ayudamos a formar mejores líderes y en nuestra academia eso empieza por uno mismo, el LIDERAZGO PERSONAL y el AUTOCONOCIMIENTO.

Hoy, recuerdo ese cuaderno rosado con nostalgia. Sobre todo porque nunca llegué a los Juegos Olímpicos. Pero en el deporte se compite un día y se gana en todos los demás. Y en tu carrera profesional también. Porque como dice el Maestro Tabarez: “El camino es la recompensa”. Si cada hoja de ese cuaderno valió la pena, podés hacer que cada día en tu trabajo lo valga también. Te invito a desarrollarte a tu máximo potencial y lograr la mejor versión de ti mismo. 


Escucha este y otros contenidos en Spotify:

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.

Abrir whatsapp
🤔 ¿Tienes alguna duda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?