La humildad no es debilidad

No importa cuán bien hayamos hecho algo, no importa cuán bueno sea nuestro nivel de maestría en un tema, necesitamos continuamente aprender.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 22 febrero 2021)

Si no eres humilde, es muy difícil ser aconsejado. Si no puedes recibir consejos, es muy difícil mejorar

Jay Wright

Cuanto más éxito, más posibilidades de creérsela, más posibilidades de caer en la soberbia. El único antídoto: la humildad. La actitud de mejora continua requiere tener humildad genuina. No importa cuán bien hayamos hecho algo, no importa cuán bueno sea nuestro nivel de maestría en un tema, necesitamos continuamente aprender. Para quienes tienen cargos de dirección de personas y equipos, en particular, la humildad es un valor superior porque les permite ser mucho más conscientes de sus propias debilidades. Cuando esto ocurre se dan cuenta que necesitan rodearse de gente mejor que ellos. La humildad genuina los ayuda a apreciar las fortalezas de los demás y a centrarse en los resultados deseados para el equipo, más que en sus propios intereses.

Muchas personas en posiciones de jerarquía tienen miedo a decir no sé necesito ayuda porque sienten que pierden autoridad, sienten que se exponen y se muestran vulnerables. Este es un mito bastante generalizado. Nadie espera un superhombre o una supermujer en ningún rol. Esperan a un ser humano, con sus virtudes y sus defectos a quien le demandarán mucho para poder confiar en él o ella. Ser genuino y confesar, sin vergüenza nuestra ignorancia no es un signo de debilidad, sino de inteligencia.

Por eso no hay que confundir humildad con debilidad. Los mejores líderes que he conocido escuchan mucho, aceptan las críticas, reconocen sus limitaciones, aprenden y tienen la capacidad de cambiar y mejorarse. Se rodean de gente mejor que ellos, justamente por esa humildad, que los hace buscar lo mejor para la organización. Pero en los momentos en los que se necesita, muestran su carácter y toman decisiones difíciles. No les tiembla el pulso.

Aquellos que no cultivan la humildad en forma genuina, nunca se transformarán en buenos líderes. Aquellos que no toman decisiones difíciles, tampoco.


Escucha este y otros contenidos en Spotify:

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.