Un niño y el horrible mundo del trabajo

Hace algún tiempo me ocurrió un hecho del que no me voy a olvidar nunca más. El equipo ejecutivo de una importante empresa, tenía una reunión de un par de días con su equipo en el interior de Uruguay.

Compartir entrada

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
(Last Updated On: 23 abril 2021)

Nos había pedido que diéramos una conferencia sobre Organizaciones en su Máximo Potencial, algo que hacemos habitualmente. Matías, nuestro Director Comercial, me había acompañado en el viaje para aprovechar el tiempo y resolver durante el viaje unos cuantos temas que teníamos pendientes. 

Como el grupo era reducido, la sesión tuvo mucha interacción y estuvo realmente muy jugosa. Al finalizar la sesión, nos despedimos de ellos. Cuando íbamos por el corredor del hotel rumbo al auto para emprender el retorno a Montevideo, una de las gerentes que había estado en la sesión, nos detuvo, nos agradeció nuevamente por la sesión y nos dijo, muy entusiasmada: 

“¡No pueden irse sin que les cuente esto…!” 

“Adelante”, dije con curiosidad. 

“Ustedes saben que ya varios de nosotros hemos visto, escuchado y leído muchas cosas de Xn. En particular, este tema de las organizaciones a su máximo potencial y su relación sobre el excelente lugar para trabajar”. 

“¡Qué bueno!”, respondió Matías.  

“Yo tengo una hija de 3 años y una amiga mía tiene un hijo de 11”, prosiguió ella. Matías y yo escuchábamos atentamente. “Su hijo…” continuó entusiasmada, “…está yendo al psicólogo. Hace un tiempo le dijo a sus padres y al psicólogo que él no iba a trabajar nunca en su vida. Que iba a estudiar lo que sus padres quisieran, y que les iba a hacer caso en todo, pero que nunca iba a trabajar. ¿Se imaginan?”.
“¡Qué extraño!”, reaccionamos los dos de alguna manera.

Ella continuó: “Los padres, sorprendidos, le preguntaron “¿por qué decís que no vas a trabajar?” Y la respuesta del niño fue algo así como: “mirá mamá, vos siempre al volver del trabajo estás enojada porque pasó algo con tu jefe o con algún otro. Y vos papá, hasta te enfermaste hace unos meses por los problemas del trabajo. Yo no quiero que me pase como a ustedes. Yo voy a estudiar y hacerles caso en todo lo que me digan y me pidan. Pero no quiero eso para mí. Así que yo nunca voy a trabajar. ¿Se dan cuenta?”
“¡Qué tremendo!”, dijo Matías.
Yo pensaba ¿qué se estaría imaginando ese niño sobre lo que era un trabajo? ¿Una especie de mundo oscuro?

Ella siguió con la historia: “Cuando mi amiga me contó eso, hablé con mi esposo y tomamos una decisión. Cuando llegamos a casa vamos a tener cuidado con lo que decimos. Eso no quiere decir mentirle a nuestra hija. Pero cuidaremos esto porque no nos damos cuenta cómo la influenciamos”, y continuó: “Más allá de eso, también hemos reflexionado mucho en cuanto a nuestros trabajos. Si bien tenemos días buenos y días malos, al final de cuentas, allí estamos y deberíamos asegurarnos que construimos ese lugar donde vale la pena ir. Y, si no lo logramos, deberíamos pensar en otro.”

“Es exactamente lo que decimos desde Xn”, le contestó Matias…
”Sí, claro, por eso quiero compartirlo con ustedes”, respondió ella animada.

“Les cuento que mi hija quiere venir conmigo a la planta. Es más, cuando le expliqué que venía a esta jornada de la empresa y que no la iba a ver por un par de días, me preguntó, entusiasmada, si era con mis amigos y si íbamos a dibujar en los pizarrones…”. Nos hizo reir… Le agradecimos mucho el habernos contado esta historia y nos despedimos.

¡Qué historia! Claro que no me voy a olvidar más. Nos volvimos con Matías a Montevideo conversando todo el trayecto sobre la importancia del clima de la organizacion, de la responsabilidad individual por crearlo, de rodearte con gente que haga todos los días el esfuerzo por mejorar ese lugar y, además, por el impresionante poder de contagio que tenemos, sin darnos cuenta.

¿Cuántas veces hemos llegado a casa de mal humor y despotricando por temas del trabajo? Lo que no nos damos cuenta es el impacto que tenemos en los demás, particularmente en los que más queremos. Problemas siempre vamos a tener. El asunto es ver el trabajo desde otra óptica.

Cuando llegas a su casa, ¿qué le estás trasmitiendo a sus hijos? Porque si quieres que ellos sean felices en sus futuros trabajos, quizá debas hacer lo mismo que esta gerente, cambiar tu actitud.

A veces algunas personas no están a gusto donde están. Les gustaría estar haciendo otro trabajo, quizás donde sus preferencias o habilidades puedan ser mejor aprovechadas. Eso pasa y pasa mucho. Pero la realidad es que muchas veces no tenemos esa chance, o no la buscamos lo suficiente. Sea por la razón que sea, la siguiente frase, que aprendí hace muchos años, puede ayudar: ”Mientras no puedas hacer lo que amas, ama lo que haces”. Seguramente te vas a sentir mejor, tu trabajo te va a salir mejor (con lo cual quizás tengas mejores oportunidades) y vas a hacer sentir mejor a que quienes estén a tu alrededor.

En nuestra vida vamos a estar más tiempo en el trabajo que con nuestros amigos o nuestra familia. El trabajo debería ser un lugar donde vale la pena ir todos los días. Si el trabajo es miserable, entonces nuestra vida es miserable.

Esta historia es fiel reflejo de lo que queremos en Xn. Que los lugares de trabajo sean algo donde vale la pena ir. Más allá de los problemas que, inevitablemente tendremos, las organizaciones no son problemas a resolver. Son oportunidades a desarrollar con nuestros colegas. Habrá días buenos y días no tan buenos. Al final de cuentas, en la esencia, hacer un excelente lugar para trabajar es muy fácil: el día que cada uno de los integrantes de esa organización decida que quiere trabajar en un excelente lugar, hará el esfuerzo necesario para que lo sea. Para lograrlo se necesita liderazgo en todos los niveles de la organización y especialmente en la cima.


Escucha este y otros contenidos en Spotify:

Contenidos de la Entrada

¿Te gustó esta entrada? ¡Compártela!

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Xn

Mantente al tanto de próximos eventos, capacitaciones, y recibe artículos sobre liderazgo y gestión diréctamente a tu inbox. Jamás compartiremos tu información.