Sobre el autor

Enrique Baliño

Autor Enrique Balino
Socio Fundador y CEO de Xn

Fue Presidente y Gerente General de IBM Latinoamérica Sur.
Miembro del directorio de varias empresas y ONG’s.
Autor de “No Más Pálidas — cuatro actitudes para el éxito”.

No siempre el mejor técnico puede ser un buen líder.  Muchas veces las organizaciones cometen el error de promover al mejor técnico a la posición de jefe (supervisor/gerente/etc.). Con eso, a veces logran perder al mejor técnico, ganar al peor jefe y hacerle la vida frustrante a él/ella y a la gente que intenta dirigir.


¿Qué se Necesita para ser Líder? ¿Qué Separa a un Jefe de un Líder?


“Jefe te nombra alguien pero Líder te nombran quienes te siguen” – Enrique Baliño, CEO de Xn Partners

Tener gente a cargo requiere habilidades de Liderazgo y Gestión.

La transición de ser un contribuyente individual a ser alguien con responsabilidad de dirección de personas no es fácil. De hecho, la primera de esas instancias es clave y determinante en el posible desarrollo futuro de los líderes.


No Siempre el Mejor Técnico Puede ser un Buen Líder


Muchas veces las organizaciones cometen el error de promover al mejor técnico a la posición de jefe (supervisor/gerente/etc.).

Con eso, a veces logran perder al mejor técnico, ganar al peor jefe y hacerle la vida frustrante a él/ella y a la gente que intenta dirigir.

El error surge de no saber que dirigir personas, es una profesión. Y, como tal, requiere habilidades diferentes a las que se tenían antes de asumir la posición. Muchas veces se asume que porque una persona es buena en un área técnica, lo será dirigiendo personas. Y eso no es necesariamente cierto. “Lo que te trajo hasta acá, no es lo que te llevará allá”.


Dirigir Personas Implica Construir un Equipo de Alto Desempeño


Identificando qué distingue a cada uno y qué los apasiona a todos por igual.

Fijar metas individuales alineadas con los objetivos del equipo y de la organización. Desarrollar a cada individuo a su máximo potencial y hacerlo brillar en la posición donde pueda “jugar” mejor. Para eso hay que conversar. Sí, conversar mucho con la gente: escuchar, escuchar mucho y dar Feedback, para corregir y para desarrollar. Reconocer genuinamente los logros y poder diferenciar en forma justa. Asumir la responsabilidad de despedir a quienes repetidamente no alcanzan los resultados o no viven los valores de la organización.

Todas estas habilidades son difíciles de adquirir porque se trata de adoptar nuevos hábitos. Se trata de salir de una zona de confort donde somos muy buenos (por algo nos promovieron). Esta transición cuesta mucho. Algunos no lo logran o porque siguen en su zona de confort y no asumen su nueva profesión o porque no tienen la “madera” para dirigir personas.


Esa “Madera” Tiene Tres Componentes


  • Querer a las Personas: si uno asume la posición de dirección de personas tiene que entender que, desde ese momento, se dejó de tratar de tí; se trata de los demás. Tu primera misión es construir y sostener un equipo apasionado donde cada uno da lo mejor de sí para florecer en la posición donde pueda aportar más al equipo. Si uno no disfruta viendo como otros brillan, quizás no haga todo el esfuerzo para que esto pase.
  • Tener Carácter: muchas veces hay que enfrentar situaciones donde algún integrante del equipo tiene problemas de desempeño o de valores/actitudes. Estas situaciones hay que enfrentarlas en forma oportuna y hablar claro, “mirando a los ojos”. A mucha gente no le gustan estas “confrontaciones” y por eso las eluden. Pero esto viene con el cargo. Al límite en que, alguna vez, o porque sistemáticamente no logra los resultados o porque no vive los valores de la organización, va a haber que despedir a alguien. Esto nunca es algo agradable, pero es parte del trabajo
  • Los Valores: si alguien quiere realmente ser un líder deberá tener absoluta adhesión a los valores de la organización. Deberá vivirlos. Ser un ejemplo. Los valores no son esos lindos cuadritos en el hall de la oficina o esa maravillosa expresión artística que se pone en la página web de la organización. Si somos serios en esto, valores son lo que valoramos y los líderes son ejemplos y custodios: ejemplo, porque tienen que vivirlos intensamente (no alcanza con contarlos). Y custodios porque deberán asegurarse que los que no los viven son separados de la organización.

La Capacidad de Liderazgo y Gestión se Puede Desarrollar


La buena noticia es que para quienes tengan la “madera” todas estas habilidades se pueden desarrollar. Convertirse en un muy buen líder es posible. Pero hay un “viaje” largo que hacer desde ser “jefe” a ser “líder”. Y requiere foco, dedicación a mejorarse, a abandonar algunos hábitos y a adquirir otros. Saber usar las herramientas de la nueva profesión.

Y, desde el punto de vista organizacional, las organizaciones que realmente quieren tener un desarrollo sustentable tiene el deber de instalar la Capacidad Organizacional de Liderazgo y Gestión de Personas y Equipos: un sistema, un método de descubrir y desarrollar a la nueva generación de líderes para que la organización se sostenga y tenga éxito duradero. De todas las inversiones que hace una organización, ésta es la inversión más importante que debería realizar.

Sobre el autor
Enrique Baliño

Autor Enrique Balino
Socio Fundador y CEO de Xn

Fue Presidente y Gerente General de IBM Uruguay; Director de Satisfacción de Clientes, Director de Sector Público para IBM Latinoamérica; Presidente y Gerente General de IBM Latinoamérica Sur. Es miembro del directorio de varias empresas y ONG’s.

En 2010 publicó “No Más Pálidas — cuatro actitudes para el éxito”, que se convirtió rápidamente en (y continúa siendo) uno de los libros más vendidos en el Uruguay.

No siempre el mejor técnico puede ser un buen líder.  Muchas veces las organizaciones cometen el error de promover al mejor técnico a la posición de jefe (supervisor/gerente/etc.). Con eso, a veces logran perder al mejor técnico, ganar al peor jefe y hacerle la vida frustrante a él/ella y a la gente que intenta dirigir.


¿Qué se Necesita para ser Jefe? ¿Qué Separa a un Jefe de un Líder?


“Jefe te nombra alguien pero Líder te nombran quienes te siguen” – Enrique Baliño, CEO de Xn Partners

Tener gente a cargo requiere habilidades de Liderazgo y Gestión.

La transición de ser un contribuyente individual a ser alguien con responsabilidad de dirección de personas no es fácil. De hecho, la primera de esas instancias es clave y determinante en el posible desarrollo futuro de los líderes.


No Siempre el Mejor Técnico Puede ser un Buen Líder


Muchas veces las organizaciones cometen el error de promover al mejor técnico a la posición de jefe (supervisor/gerente/etc.).

Con eso, a veces logran perder al mejor técnico, ganar al peor jefe y hacerle la vida frustrante a él/ella y a la gente que intenta dirigir.

El error surge de no saber que dirigir personas, es una profesión. Y, como tal, requiere habilidades diferentes a las que se tenían antes de asumir la posición. Muchas veces se asume que porque una persona es buena en un área técnica, lo será dirigiendo personas. Y eso no es necesariamente cierto. “Lo que te trajo hasta acá, no es lo que te llevará allá”.


Dirigir Personas Implica Construir un Equipo de Alto Desempeño


Identificando qué distingue a cada uno y qué los apasiona a todos por igual.

Fijar metas individuales alineadas con los objetivos del equipo y de la organización. Desarrollar a cada individuo a su máximo potencial y hacerlo brillar en la posición donde pueda “jugar” mejor. Para eso hay que conversar. Sí, conversar mucho con la gente: escuchar, escuchar mucho y dar Feedback, para corregir y para desarrollar. Reconocer genuinamente los logros y poder diferenciar en forma justa. Asumir la responsabilidad de despedir a quienes repetidamente no alcanzan los resultados o no viven los valores de la organización.

Todas estas habilidades son difíciles de adquirir porque se trata de adoptar nuevos hábitos. Se trata de salir de una zona de confort donde somos muy buenos (por algo nos promovieron). Esta transición cuesta mucho. Algunos no lo logran o porque siguen en su zona de confort y no asumen su nueva profesión o porque no tienen la “madera” para dirigir personas.


Esa “Madera” Tiene Tres Componentes


  • Querer a las Personas: si uno asume la posición de dirección de personas tiene que entender que, desde ese momento, se dejó de tratar de tí; se trata de los demás. Tu primera misión es construir y sostener un equipo apasionado donde cada uno da lo mejor de sí para florecer en la posición donde pueda aportar más al equipo. Si uno no disfruta viendo como otros brillan, quizás no haga todo el esfuerzo para que esto pase.
  • Tener Carácter: muchas veces hay que enfrentar situaciones donde algún integrante del equipo tiene problemas de desempeño o de valores/actitudes. Estas situaciones hay que enfrentarlas en forma oportuna y hablar claro, “mirando a los ojos”. A mucha gente no le gustan estas “confrontaciones” y por eso las eluden. Pero esto viene con el cargo. Al límite en que, alguna vez, o porque sistemáticamente no logra los resultados o porque no vive los valores de la organización, va a haber que despedir a alguien. Esto nunca es algo agradable, pero es parte del trabajo
  • Los Valores: si alguien quiere realmente ser un líder deberá tener absoluta adhesión a los valores de la organización. Deberá vivirlos. Ser un ejemplo. Los valores no son esos lindos cuadritos en el hall de la oficina o esa maravillosa expresión artística que se pone en la página web de la organización. Si somos serios en esto, valores son lo que valoramos y los líderes son ejemplos y custodios: ejemplo, porque tienen que vivirlos intensamente (no alcanza con contarlos). Y custodios porque deberán asegurarse que los que no los viven son separados de la organización.

La Capacidad de Liderazgo y Gestión se Puede Desarrollar


La buena noticia es que para quienes tengan la “madera” todas estas habilidades se pueden desarrollar. Convertirse en un muy buen líder es posible. Pero hay un “viaje” largo que hacer desde ser “jefe” a ser “líder”. Y requiere foco, dedicación a mejorarse, a abandonar algunos hábitos y a adquirir otros. Saber usar las herramientas de la nueva profesión.

Y, desde el punto de vista organizacional, las organizaciones que realmente quieren tener un desarrollo sustentable tiene el deber de instalar la Capacidad Organizacional de Liderazgo y Gestión de Personas y Equipos: un sistema, un método de descubrir y desarrollar a la nueva generación de líderes para que la organización se sostenga y tenga éxito duradero. De todas las inversiones que hace una organización, ésta es la inversión más importante que debería realizar.

Otras Entradas de Interés

9 Julio, 2018 en Equipos, Liderazgo

Mi equipo no está motivado

Es común escuchar en las organizaciones que “el equipo no está motivado”. En este post analizamos el concepto de liderazgo según Peter Drucker, profundizando en…
Leer más
5 Noviembre, 2018 en Recursos Humanos

La Gestión del Clima Organizacional

En Xn trabajamos para ayudar a las organizaciones a desarrollar su máximo potencial. Una organización en su máximo potencial es la que logra los resultados…
Leer más

¿Capaz una Buena Lectura?

Diseñamos un Programa Único en el Uruguay

de Desarrollo de Liderazgo y Gestión

Send this to a friend